DEyC

Ciudades para todas y todos: Construir espacios urbanos inclusivos

Ciudades para todas y todos: Construir espacios urbanos inclusivos

PROPUESTA FORMATIVA
PROPUESTA FORMATIVA

El taller “Ciudades para todas y todos: construir espacios urbanos inclusivos” propone reflexionar sobre los espacios urbanos cotidianos desde los múltiples modos de construirlos. Vamos a conocer sobre el derecho a la ciudad desde diversas miradas a través de preguntarnos: ¿cómo habitan el espacio aquellas personas encargadas de las tareas domésticas y del cuidado? ¿Cómo es habitar el espacio para el colectivo de la diversidad sexual? ¿Cómo construyen los espacios urbanos las diferentes masculinidades? ¿Qué ocurre cuando ocupamos el espacio público colectivamente?

El taller “Ciudades para todas y todos: construir espacios urbanos inclusivos” propone reflexionar sobre los espacios urbanos cotidianos desde los múltiples modos de construirlos. Vamos a conocer sobre el derecho a la ciudad desde diversas miradas a través de preguntarnos: ¿cómo habitan el espacio aquellas personas encargadas de las tareas domésticas y del cuidado? ¿Cómo es habitar el espacio para el colectivo de la diversidad sexual? ¿Cómo construyen los espacios urbanos las diferentes masculinidades? ¿Qué ocurre cuando ocupamos el espacio público colectivamente?

DESTINATARIOS/AS
DESTINATARIOS/AS

Público en general. Los talleres están abiertos a todas las personas interesadas en reflexionar, repensar y revisar las prácticas que desarrollamos cotidianamente en los espacios que habitamos, desde una mirada de género e interseccional. No es necesario contar con conocimientos previos específicos de las temáticas a abordar.

Público en general. Los talleres están abiertos a todas las personas interesadas en reflexionar, repensar y revisar las prácticas que desarrollamos cotidianamente en los espacios que habitamos, desde una mirada de género e interseccional. No es necesario contar con conocimientos previos específicos de las temáticas a abordar.

FUNDAMENTACIÓN
FUNDAMENTACIÓN

Por lo menos hasta la década de 1970 el espacio fue considerado frecuentemente como un conjunto homogéneo en términos de género y la particular experiencia espacial de un determinado sujeto hegemónico (hombre, cisgénero, blanco, heterosexual, occidental, propietario, adulto, flaco, entre otras características) fue presentada como representativa del conjunto de la sociedad. Ante esta situación, desde diferentes disciplinas científicas, organizaciones populares y artísticas y desde movimientos sociales se vienen planteando las problemáticas espaciales considerando la estructura de género en la que se organizan las sociedades. Es decir, explican los modos en que los procesos sociales modifican el espacio como así también son modificados por éste, en función de la organización de la sociedad en un sistema de sexo-género determinado. Esto viene siendo llevado a cabo a través de la incorporación de los aportes teóricos y políticos del feminismo, de la teoría de género y de la teoría queer.

De manera progresiva se ha incorporado la perspectiva que permite visibilizar la organización de las sociedades en términos de sistemas de sexo-género, lo que implica:

  1. a) reconocer las relaciones de poder que se dan entre los géneros, en general favorables a los varones como grupo social y discriminatorias para las mujeres; b) que estas relaciones han sido constituidas social e históricamente y son constitutivas de las personas, y c) que atraviesan todo el entramado social y se articulan con otras relaciones sociales, como las de clase, etnia, edad, preferencia sexual y religión. (Gamba, 2009: 122).

De esta manera, analizar la sociedad en términos de género no implica simplemente visibilizar o incorporar a las mujeres a los estudios, sino comprender las relaciones que se producen entre las personas con diferentes identidades de género; de allí que analizar desde una perspectiva de género requiere pensar de manera relacional.

La categoría género presenta un recorrido histórico variado en las concepciones en que fue utilizada, pero podría considerarse que es una categoría analítica que permite explicar el modo en que las sociedades se organizan en función de la definición de identidades de género a las que se les asignan determinados roles y tareas.

Las problemáticas de género adquieren cada vez más una relevancia social y política que vuelve fundamental el desarrollo de esta perspectiva analítica al abordar los problemas espaciales contemporáneos. Resulta imprescindible -para propiciar su problematización- estudiar críticamente las lógicas del sistema patriarcal que construyen y se manifiestan en el espacio, a lo largo de la historia. La propuesta se enmarca en la perspectiva de género, es decir, que se considera que las relaciones de género son relaciones de poder y, en consecuencia, modificables, no naturales, históricamente construidas, jerárquicas y sostenidas por el patriarcado, como sistema social e histórico específico.

En términos espaciales, este giro conceptual permitió concebir que así como las identidades nunca son fijas sino que van modificándose a partir de ciertas performance, lo mismo ocurre con la producción del espacio:

Este comportamiento sexualizado tiene una dimensión espacial y está conformado por normas e ideas sobre la sexualidad. La sexualidad define nuestro uso del espacio, y el espacio da forma a nuestras identidades y relaciones sexuales (Browne et al., 2007). Lo que se considera ‘buena sexualidad’ será más visible en el espacio (por ejemplo, una pareja heterosexual casada con hijos), mientras que la ‘mala sexualidad’ estará prohibida o será desplazada a callejones u otros espacios menos visibles (por ejemplo, distritos de luz roja) (Hubbard 2008). (de Craene, 2017: 98, traducción propia)

A su vez, se complejizó la mirada al visibilizar las experiencias de diversos sujetos con identidades de género no dicotómicas o que no responden al binomio mujer cisgénero – varón cisgénero.

Este planteo se relaciona de manera directa con la perspectiva interseccional. Surgido del movimiento feminista negro afroamericano de Estados Unidos, el término interseccionalidad fue acuñado en 1989 por la activista feminista Kimberlé Williams Crenshaw. El mismo es utilizado para identificar las diferentes opresiones (precariedades, en términos de Butler) que se entrecruzan configurando las diversas experiencias de los sujetos de una sociedad. Es decir, el concepto de interseccionalidad se utiliza para referirse al modo en que las personas están atravesadas por múltiples opresiones, ya sean éstas de género, de clase, por procesos de racialización, etarias, de nacionalidad, etc. De esta manera, Crenshaw propone que para poder explicar los fenómenos sociales deben considerarse las diferentes opresiones que viven las personas, no en términos de simple mención o sumatoria, sino en el carácter integrador de las experiencias vividas por las personas a partir del interjuego que estas opresiones generan:

Los ejes de desigualdad no se pueden reducir los unos a los otros, pero tampoco son completamente autónomos. Cada uno tiene ontologías diferentes relacionadas con las dinámicas de poder y exclusión, pero en la configuración de desigualdades, su interrelación es constitutiva. Es decir, que la forma en que se configura el sexismo, por ejemplo, dependerá de la edad, el origen o la clase social. La relación concreta entre categorías, en el análisis de sus efectos, es pluralista y contextual, implicando que puede haber múltiples formas de relación específica entre ejes en contextos concretos. (Ródo-Zárate, 2021:205)

Entonces, este concepto no hace referencia a la suma de subordinaciones que estructuran la subjetividad de las personas, sino que se utiliza para identificar las situaciones de cruces, de intersección entre esas subordinaciones.

En conclusión, la propuesta formativa se enmarca en la perspectiva de género e interseccional para pensar dos espacios específicos: el urbano y el ambiental.

Por lo menos hasta la década de 1970 el espacio fue considerado frecuentemente como un conjunto homogéneo en términos de género y la particular experiencia espacial de un determinado sujeto hegemónico (hombre, cisgénero, blanco, heterosexual, occidental, propietario, adulto, flaco, entre otras características) fue presentada como representativa del conjunto de la sociedad. Ante esta situación, desde diferentes disciplinas científicas, organizaciones populares y artísticas y desde movimientos sociales se vienen planteando las problemáticas espaciales considerando la estructura de género en la que se organizan las sociedades. Es decir, explican los modos en que los procesos sociales modifican el espacio como así también son modificados por éste, en función de la organización de la sociedad en un sistema de sexo-género determinado. Esto viene siendo llevado a cabo a través de la incorporación de los aportes teóricos y políticos del feminismo, de la teoría de género y de la teoría queer.

De manera progresiva se ha incorporado la perspectiva que permite visibilizar la organización de las sociedades en términos de sistemas de sexo-género, lo que implica:

  1. a) reconocer las relaciones de poder que se dan entre los géneros, en general favorables a los varones como grupo social y discriminatorias para las mujeres; b) que estas relaciones han sido constituidas social e históricamente y son constitutivas de las personas, y c) que atraviesan todo el entramado social y se articulan con otras relaciones sociales, como las de clase, etnia, edad, preferencia sexual y religión. (Gamba, 2009: 122).

De esta manera, analizar la sociedad en términos de género no implica simplemente visibilizar o incorporar a las mujeres a los estudios, sino comprender las relaciones que se producen entre las personas con diferentes identidades de género; de allí que analizar desde una perspectiva de género requiere pensar de manera relacional.

La categoría género presenta un recorrido histórico variado en las concepciones en que fue utilizada, pero podría considerarse que es una categoría analítica que permite explicar el modo en que las sociedades se organizan en función de la definición de identidades de género a las que se les asignan determinados roles y tareas.

Las problemáticas de género adquieren cada vez más una relevancia social y política que vuelve fundamental el desarrollo de esta perspectiva analítica al abordar los problemas espaciales contemporáneos. Resulta imprescindible -para propiciar su problematización- estudiar críticamente las lógicas del sistema patriarcal que construyen y se manifiestan en el espacio, a lo largo de la historia. La propuesta se enmarca en la perspectiva de género, es decir, que se considera que las relaciones de género son relaciones de poder y, en consecuencia, modificables, no naturales, históricamente construidas, jerárquicas y sostenidas por el patriarcado, como sistema social e histórico específico.

En términos espaciales, este giro conceptual permitió concebir que así como las identidades nunca son fijas sino que van modificándose a partir de ciertas performance, lo mismo ocurre con la producción del espacio:

Este comportamiento sexualizado tiene una dimensión espacial y está conformado por normas e ideas sobre la sexualidad. La sexualidad define nuestro uso del espacio, y el espacio da forma a nuestras identidades y relaciones sexuales (Browne et al., 2007). Lo que se considera ‘buena sexualidad’ será más visible en el espacio (por ejemplo, una pareja heterosexual casada con hijos), mientras que la ‘mala sexualidad’ estará prohibida o será desplazada a callejones u otros espacios menos visibles (por ejemplo, distritos de luz roja) (Hubbard 2008). (de Craene, 2017: 98, traducción propia)

A su vez, se complejizó la mirada al visibilizar las experiencias de diversos sujetos con identidades de género no dicotómicas o que no responden al binomio mujer cisgénero – varón cisgénero.

Este planteo se relaciona de manera directa con la perspectiva interseccional. Surgido del movimiento feminista negro afroamericano de Estados Unidos, el término interseccionalidad fue acuñado en 1989 por la activista feminista Kimberlé Williams Crenshaw. El mismo es utilizado para identificar las diferentes opresiones (precariedades, en términos de Butler) que se entrecruzan configurando las diversas experiencias de los sujetos de una sociedad. Es decir, el concepto de interseccionalidad se utiliza para referirse al modo en que las personas están atravesadas por múltiples opresiones, ya sean éstas de género, de clase, por procesos de racialización, etarias, de nacionalidad, etc. De esta manera, Crenshaw propone que para poder explicar los fenómenos sociales deben considerarse las diferentes opresiones que viven las personas, no en términos de simple mención o sumatoria, sino en el carácter integrador de las experiencias vividas por las personas a partir del interjuego que estas opresiones generan:

Los ejes de desigualdad no se pueden reducir los unos a los otros, pero tampoco son completamente autónomos. Cada uno tiene ontologías diferentes relacionadas con las dinámicas de poder y exclusión, pero en la configuración de desigualdades, su interrelación es constitutiva. Es decir, que la forma en que se configura el sexismo, por ejemplo, dependerá de la edad, el origen o la clase social. La relación concreta entre categorías, en el análisis de sus efectos, es pluralista y contextual, implicando que puede haber múltiples formas de relación específica entre ejes en contextos concretos. (Ródo-Zárate, 2021:205)

Entonces, este concepto no hace referencia a la suma de subordinaciones que estructuran la subjetividad de las personas, sino que se utiliza para identificar las situaciones de cruces, de intersección entre esas subordinaciones.

En conclusión, la propuesta formativa se enmarca en la perspectiva de género e interseccional para pensar dos espacios específicos: el urbano y el ambiental.

OBJETIVOS
OBJETIVOS

La propuesta formativa tiene por objetivo general que quienes participen comprendan y profundicen sus conocimientos sobre las condiciones de vida, problemáticas y dinámicas sociales en las sociedades contemporáneas. En este sentido se identifican distintos ejes que son interpelados desde las perspectivas de género e interseccional tales como la construcción del espacio urbano y el ambiente.

Como objetivos específicos se plantean:

  • Reconocer los aspectos fundamentales involucrados en la perspectiva de la producción social de las desigualdades espaciales urbanas y ambientales.
  • Recorrer aspectos centrales del desarrollo conceptual de la teoría de género e interseccional para incorporarlas en el análisis de las problemáticas espaciales.
  • Incorporar herramientas metodológicas para analizar problemáticas espaciales, incorporando la perspectiva de género e interseccional.
  • Problematizar la construcción social del género y sus implicancias espaciales.
  • Identificar las diferencias espaciales, en términos de construcción, apropiación y percepción, de los diversos actores sociales

La propuesta formativa tiene por objetivo general que quienes participen comprendan y profundicen sus conocimientos sobre las condiciones de vida, problemáticas y dinámicas sociales en las sociedades contemporáneas. En este sentido se identifican distintos ejes que son interpelados desde las perspectivas de género e interseccional tales como la construcción del espacio urbano y el ambiente.

Como objetivos específicos se plantean:

  • Reconocer los aspectos fundamentales involucrados en la perspectiva de la producción social de las desigualdades espaciales urbanas y ambientales.
  • Recorrer aspectos centrales del desarrollo conceptual de la teoría de género e interseccional para incorporarlas en el análisis de las problemáticas espaciales.
  • Incorporar herramientas metodológicas para analizar problemáticas espaciales, incorporando la perspectiva de género e interseccional.
  • Problematizar la construcción social del género y sus implicancias espaciales.
  • Identificar las diferencias espaciales, en términos de construcción, apropiación y percepción, de los diversos actores sociales
CONTENIDOS
CONTENIDOS

Introducción a los conceptos de género y roles de género, patriarcado, diversidad e interseccionalidad. Sistema sexo-género y la construcción social del género. Orientación sexual, expresión sexual y el derecho a la identidad de género.

Los espacios urbanos desde la perspectiva de género: movilidad de sujetos feminizados (viaje al trabajo); tiempos de las mujeres en la ciudad; nuevas formas de familia y su incidencia en las relaciones de género; papel de las mujeres en la defensa del medio ambiente urbano; (movilizaciones ciudadanas lideradas por mujeres); planificación urbana contra la exclusión socio-espacial; espacios lesbianos y gays en las ciudades. La movilidad asociada a la doble jornada laboral e invisibilidad del trabajo de los sujetos feminizados.

Introducción a los conceptos de género y roles de género, patriarcado, diversidad e interseccionalidad. Sistema sexo-género y la construcción social del género. Orientación sexual, expresión sexual y el derecho a la identidad de género.

Los espacios urbanos desde la perspectiva de género: movilidad de sujetos feminizados (viaje al trabajo); tiempos de las mujeres en la ciudad; nuevas formas de familia y su incidencia en las relaciones de género; papel de las mujeres en la defensa del medio ambiente urbano; (movilizaciones ciudadanas lideradas por mujeres); planificación urbana contra la exclusión socio-espacial; espacios lesbianos y gays en las ciudades. La movilidad asociada a la doble jornada laboral e invisibilidad del trabajo de los sujetos feminizados.

METODOLOGÍA Y CARGA HORARIA
METODOLOGÍA Y CARGA HORARIA

Se realizarán tres encuentros semanales presenciales y virtuales (bimodalidad) de una duración de 2 horas reloj cada uno. En el siguiente cuadro se especifican los tiempos destinados a las acciones:

Se realizarán tres encuentros semanales presenciales y virtuales (bimodalidad) de una duración de 2 horas reloj cada uno. En el siguiente cuadro se especifican los tiempos destinados a las acciones:

Curso 2023
BIBLIOGRAFÍA
BIBLIOGRAFÍA

Materiales obligatorios

  • Buckingham, Shelley (2011), “Análisis del Derecho a la Ciudad desde una Perspectiva de Género”. Revista de Derechos Humanos 4. Corte Interamericana de Derechos Humanos.
  • Fausto-Sterling, Anne (2000 [2006]) Cuerpos sexuados. La política de género y la construcción de la sexualidad. Editorial Melusina. Barcelona. Selección: “Duelo a los dualismos” (p. 15-20)
  • García Ramón, Maria Dolors et al (2014) Espacios públicos, género y diversidad. Geografías para unas ciudades inclusivas. Barcelona, España: Icaria.
  • Harvey, D. (noviembre-diciembre 2008), “El derecho a la Ciudad”. Revista New Left Review No 53, págs. 22-39.
  • Rodó de Zárate, María (s/f) Relief Maps, una herramienta metodológica para la investigación en  ciencias sociales con una perspectiva interseccional: https://www.reliefmaps.cat/es/about 
  • Serano, Julia (2007) Desmontando el privilegio cisexual. Traducción libre de Akntiendz Chik, en Excluded. Making Feminist and Queer Movements More Inclusive. Disponible en: http://akntiendz.com/?p=6315

Materiales optativos

  • Butler, Judith (2007) El género en disputa, Trad. Ma. Antonia Muñoz, Barcelona, Paidós. Selección: “Prefacio”, Capítulo 1. “Sujetos de sexo/género/deseo” y Capítulo 3 apartado: “Inscripciones corporales, subversiones performativas”.
  • Denes, Juan y Francisco Fernández Romero (2014) “Gener(iz)ando el espacio. Repensando las relaciones”. En: Fernández Equiza, Ana Geografía, el desafío de construir territorios de inclusión. 1a ed. Tandil: Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, 2014. E-Book. Disponible en: https://geografiadegeneroargentina.files.wordpress.com/2018/08/denes-j-y-f-fernc3a1ndez-2014-generizando-el-espacio.pdf
  • Fernández Romero, Francisco (2019) “Nos sentamos para poder caminar”. Luchas travestis y trans por  el espacio público en Buenos Aires (1980s y 1990s).” En: Actas IV Seminario Latinoamericano de  Geografía, Género y Sexualidades / compilado por Diana Lan. 1ª ed. Tandil: UNCPBA.
  • Kern, Leslie (2021) Ciudad feminista. La lucha por el espacio en un mundo diseñado por hombres.  Ediciones Godot. ISBN: 9789878413006
  • Lindón, Alicia (2009), “La construcción socioespacial de la ciudad: el sujeto cuerpo y el sujeto sentimiento”. Cuerpos, emociones y sociedad. N° 1 Año 1. págs. 6-20.
  • Ortiz Guitart, A. (2007), “Hacia una ciudad no sexista”, Revista Territorios N°16-17, págs. 11-28 Bogotá.
  • Williams Crenshaw, Kimberlé (1991) Cartografiando los márgenes. Interseccionalidad, políticas identitarias, y violencia contra las mujeres de color. Originalmente publicado como: Crenshaw, Kimberlé W. (1991). Mapping the Margins: Intersectionality, Identity Politics, and Violence against Women of Color. Stanford Law Review, 43 (6), pp. 1.241-1.299. Traducido por: Raquel (Lucas) Platero y Javier Sáez.

Materiales obligatorios

  • Buckingham, Shelley (2011), “Análisis del Derecho a la Ciudad desde una Perspectiva de Género”. Revista de Derechos Humanos 4. Corte Interamericana de Derechos Humanos.
  • Fausto-Sterling, Anne (2000 [2006]) Cuerpos sexuados. La política de género y la construcción de la sexualidad. Editorial Melusina. Barcelona. Selección: “Duelo a los dualismos” (p. 15-20)
  • García Ramón, Maria Dolors et al (2014) Espacios públicos, género y diversidad. Geografías para unas ciudades inclusivas. Barcelona, España: Icaria.
  • Harvey, D. (noviembre-diciembre 2008), “El derecho a la Ciudad”. Revista New Left Review No 53, págs. 22-39.
  • Rodó de Zárate, María (s/f) Relief Maps, una herramienta metodológica para la investigación en  ciencias sociales con una perspectiva interseccional: https://www.reliefmaps.cat/es/about 
  • Serano, Julia (2007) Desmontando el privilegio cisexual. Traducción libre de Akntiendz Chik, en Excluded. Making Feminist and Queer Movements More Inclusive. Disponible en: http://akntiendz.com/?p=6315

Materiales optativos

  • Butler, Judith (2007) El género en disputa, Trad. Ma. Antonia Muñoz, Barcelona, Paidós. Selección: “Prefacio”, Capítulo 1. “Sujetos de sexo/género/deseo” y Capítulo 3 apartado: “Inscripciones corporales, subversiones performativas”.
  • Denes, Juan y Francisco Fernández Romero (2014) “Gener(iz)ando el espacio. Repensando las relaciones”. En: Fernández Equiza, Ana Geografía, el desafío de construir territorios de inclusión. 1a ed. Tandil: Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, 2014. E-Book. Disponible en: https://geografiadegeneroargentina.files.wordpress.com/2018/08/denes-j-y-f-fernc3a1ndez-2014-generizando-el-espacio.pdf
  • Fernández Romero, Francisco (2019) “Nos sentamos para poder caminar”. Luchas travestis y trans por  el espacio público en Buenos Aires (1980s y 1990s).” En: Actas IV Seminario Latinoamericano de  Geografía, Género y Sexualidades / compilado por Diana Lan. 1ª ed. Tandil: UNCPBA.
  • Kern, Leslie (2021) Ciudad feminista. La lucha por el espacio en un mundo diseñado por hombres.  Ediciones Godot. ISBN: 9789878413006
  • Lindón, Alicia (2009), “La construcción socioespacial de la ciudad: el sujeto cuerpo y el sujeto sentimiento”. Cuerpos, emociones y sociedad. N° 1 Año 1. págs. 6-20.
  • Ortiz Guitart, A. (2007), “Hacia una ciudad no sexista”, Revista Territorios N°16-17, págs. 11-28 Bogotá.
  • Williams Crenshaw, Kimberlé (1991) Cartografiando los márgenes. Interseccionalidad, políticas identitarias, y violencia contra las mujeres de color. Originalmente publicado como: Crenshaw, Kimberlé W. (1991). Mapping the Margins: Intersectionality, Identity Politics, and Violence against Women of Color. Stanford Law Review, 43 (6), pp. 1.241-1.299. Traducido por: Raquel (Lucas) Platero y Javier Sáez.
EVALUACIÓN
EVALUACIÓN

Para la aprobación se deberá cumplir obligatoriamente con un  mínimo del 85% de asistencia. La evaluación final del curso será de carácter obligatorio y consistirá en la resolución de consignas (a modo de formulario) que se entregarán el último encuentro de cada taller para que cada participante resuelva de manera individual y escrita.

Para la aprobación se deberá cumplir obligatoriamente con un  mínimo del 85% de asistencia. La evaluación final del curso será de carácter obligatorio y consistirá en la resolución de consignas (a modo de formulario) que se entregarán el último encuentro de cada taller para que cada participante resuelva de manera individual y escrita.